La casa es un organismo viviente con su propia energía, que influye en cada uno de sus habitantes.

Dentro del Feng Shui lo más importante es mantener la casa limpia, ordenada,  sin acumular objetos innecesarios y dañados.

Al momento de decorar, los muebles deben estar en proporción al tamaño de cada habitación, con  colores adecuados y  paredes bien pintadas, sin problemas de humedad, ventanas y puertas en buen estado, cuadros inspiradores, adornos  y plantas ubicados en los sectores correctos para que pueda fluir la energía de prosperidad y armonía.

La puerta principal, es el lugar más  relevante, debido a que es la boca, por donde entra la energía a nuestra CASA.

Ella debe estar en perfecto estado, abrir y cerrar sin obstrucciones, sin que rechinen las bisagras.

Puedes tener algún objeto inspirador o una planta sana, estar adecuadamente iluminada y principalmente se debe tener la intención, de que al utilizarla estamos ACTIVANDO LA PROSPERIDAD.

Lea también: Consejos para tu melena, un accesorio natural

Ten siempre presente que tu CASA es tu PALACIO, donde te sientes seguro y brindas seguridad a los tuyos.

Allí te recargas, activas e inspiras, por lo tanto debe ser un lugar impregnado de amor, paz y felicidad.

Y esa energía la imprimes tú. Crea un mantra que repitas cada día al entrar en tu casa tu palacio.

“EN MI CASA, MI PALACIO, TODOS SOMOS PRÓSPEROS, SALUDABLES Y AMOROSOS. GRACIAS PADRE”

Así como no existen las casualidades les digo que usted no eligió su casa, sino que ella lo eligió a usted, de acuerdo con las experiencias que en base a su destino le toca vivir.

A través del conocimiento de tu mapa energético sabes cuál es la coordenada de la profesión, amor, familia, dinero, salud, placer, estudios  y consolidar el éxito.